Y nos comprometimos!

IMG_7342

Y después de habernos conocido en Argentina, y Sofia siendo de México y yo de Rusia yéndonos a estudiar a BYU Idaho en Estados Unidos, creemos que no teníamos que buscar muchas señales más para casarnos… pero igualmente estuvimos orando, ayunando, y yendo al Templo para saber si casarnos era lo correcto… y sentimos que si lo era, la respuesta no fue nada “grande” sino sencilla, fue una paz en el corazón, una paz que decía que éramos el uno para el otro, que éramos la persona que se describía en nuestras bendiciones patriarcales…

Asique después de tomar la decisión de casarnos, Sofia estaba esperando la gran pregunta… y como era costumbre en su familia, yo tenía que hablar primero con su Papa. Y milagrosamente salí vivo de esa conversación jaja, tuvimos una muy buena charla y lo que más le interesaba es si yo amaba a Sofia y si la iba a cuidar…. asique después de recibir “su bendición” el siguiente paso fue comprar el anillo! Y no fue muy complicado ya que a BYU Idaho le dicen, BYU “I DO” o sea BYU “Si quiero”, ¡porque todo el mundo se casa acá!

Pero no todo es color de rosas siempre, un par de días antes de que nos comprometimos, los papas de Sofia nos prestaron su auto, mientras ellos iban a visitar familia en México… yo recién había sacado la licencia de conducir en USA, asique decimos salir a pasear en el auto nuevo de los padres de Sofia…. y todo estaba muy lindo hasta que llegamos a un cruce, donde yo no vi la señal de STOP, y al cruzar la calle, salió un auto en velocidad también y tuvimos un choque muy duro…. milagrosamente los Airbag funcionaron bien y el choque fue más suave…. Milagrosamente los pasajeros del otro auto también estaban bien…. solo algunos golpes…. pero los autos quedaron muy mal, más que nada el nuestro… el seguro declaro al auto como pérdida total…. 

El accidente fue un golpe muy duro, tanto por estrés como por nervios…. pero a la vez vimos el milagro que no pasó nada irreparable… Dios nos cuidó y cuido a los otros pasajeros, y no tuvimos que llamar ni a la ambulancia, aunque los autos quedaron irreparables, fue un milagro habernos salvado de esa forma. Y vamos a estar siempre agradecidos a Dios por eso….

Pero a la vez, el accidente nos unió aún más con Sofia, nos dimos cuenta lo mucho que nos amábamos y que no podríamos vivir el uno sin el otro…. los padres de Sofia no me mataron por haber chocado el auto nuevo…. más la respuesta de Dios de que era lo correcto, no había mas que esperar… a los pocos días nos comprometimos!

Nunca estuve tan nervioso, y nunca me transpiraron las manos tanto como ese día. Finalmente me arrodille a las afueras del Templo de Salt Lake, y le dije a Sofia lo mucho que la amaba y le pregunte…. “Te queres casar conmigo?”…. y los ojos le brillaron y dijo las palabras que yo estaba orando por dentro…. “Si quiero!”. Fue una experiencia increíble, también sentimos mucha paz, era la decisión correcta. Y ni ella ni yo nos hubiéramos imaginado que nos estaríamos casando tan jóvenes, estudiando en BYU I, comprometiéndonos el 29 de Julio del 2017 en Salt Lake City. 

Asique lo que queremos transmitir con esta pequeña parte de nuestra historia, es que realmente creemos que Dios ama a todos sus hijos, y si tenemos sueños y nos esforzamos por cumplirlos él nos va a bendecir a cada uno de nosotros. El solamente quiere que seamos felices, y que lleguemos a nuestro potencial. Con esfuerzo y con dedicación, aunque tengamos “choques” y problemas en el camino, Él va a ayudarnos a alcanzar nuestra estrella.